Jueves Febrero 20, 2020
Miércoles, 09 Diciembre 2015 22:58

¿De qué se alimenta el hambre?

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Ante las fiestas que se avecinan en esta sociedad en que el consumo se nos mete por los ojos y que se nos bombardea con la publicidad que nos incita a consumir, me pregunto sobre las personas que tienen hambre, no ganas de comer, sino hambre realmente y me pregunto de qué se alimenta esta hambre.

Al entrar a la ciudad ves todas esas hectáreas de coches fabricados en los últimos meses, perfectamente alineados, listos para vender, y piensas ¿se venderán todos? En un documental ves que en un espacio dónde cabrían once estadios de fútbol, cerca de Accra, la capital de Ghana, se almacenan millones de toneladas de desechos electrónicos y piensas ¿se vendieron todos?. O como en aquella ocasión en que visité una planta para elaborar tomate frito. Era como una pequeña central nuclear por donde millones de tomates circulaban en un circuito de tuberías que permitían la asombrosa producción de miles de barriles.Hazañas que son metáforas del hambre. Pues aunque al hablar del hambre identificamos una grave situación de déficits, en realidad, su origen no es más que la cara B de la sobreproducción, algo santificado por el capitalismo, que ha encontrado, en estos tiempos de la globalización neoliberal, el mejor de los escenarios: un mercado global y unas políticas diseñadas para mercadear.fao450

Cuando leemos que se produce casi el doble de lo que se requiere para alimentar a toda la población mundial. Tendremos que reconocer que no es un problema de falta de alimentos lo que provoca el hambre en el mundo, sino que el problema es precisamente el exceso de materias primas, porque en el mundo actual nos encontramos que más del 20% de las tierras cultivadasy  buena parte de cultivos sirven al juego de los intereses económicos. Por un lado, de quienes en las bolsas de valores, cual malabaristas con sus bolas, hacen subir y bajar su precio en función de sus inversiones.

Por otro, vemos como los alimentos -imantados por donde está el poder adquisitivo- viajan del sur al norte, de los lugares del hambre a los lugares de la abundancia. Hay un ejemplo que me martillea. ¿Saben ustedes que alrededor del lago Victoria dos millones de personas pasan hambre cuando, cada día, desde ahí viajan dos millones de raciones de perca del Nilo hacia los mercados internacionales?

Ninguna de las soluciones al hambre pasa por producir en cada territorio, con el esfuerzo de sus gentes, la parte sustancial para una alimentación suficiente y sana. Al contrario, se insiste en la necesidad de incrementar las producciones en base a un sistema productivo que depende del uso y abuso de un recurso finito, el petróleo; que castiga a la tierra hasta llevarla al agotamiento; y que acaba con la biodiversidad, vital para adaptarse a los cambios climáticos.

Hoy podemos comprar cientos de toneladas de maíz de Brasil con tan sólo un clic y recogerlo en el puerto de Barcelona o Tarragona. Es la globalización agroalimentaria lo que está creando el hambre.

Estas reflexiones me llevan a pensar si no podríamos compartir un poco más; nuestro abundante consumo ¿no podría reducirse tan sólo un poquito y llegar a compartir eso con esos otros muchos que ni siquiera tienen lo imprescindible para comer?.

Modificado por última vez en Jueves, 10 Diciembre 2015 00:52
Más en esta categoría: « Refugiados Proyectos para 2016 »
Inicia sesión para enviar comentarios
Banner Ayuntamiento FP Doble
Mantersol

Nuestras Firmas

soniarovira sergiogarcia emiliodominguez merchepena jesusalinquer myriamarmela franciscotubio silviacabello ongouzal juansegovia manololeon BannerBernabe