Miércoles Julio 17, 2019
Lunes, 20 Febrero 2017 13:40

El Carnaval y los juegos de corro

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Ya se va el carnavalillo,

la feria de las mujeres,

niña, si no “ta salío” novio

espera al año que viene.

murga1958Murga en 1958 en La VentillaEstos versos se cantaban como epílogo a las fiestas del Carnaval. En ellos puede verse la importancia que tenía esta fiesta  en nuestros pueblos, hasta mediados de los años cincuenta, del pasado siglo.

Los tres días de Carnaval y el domingo de Piñata eran festejados con mucha más intensidad hace cincuenta años de lo que se hace ahora. Esta fiesta se celebra, como sabemos, los días que anteceden al miércoles de ceniza. El  sentido de la misma, es divertirse intensamente antes de la entrada de la cuaresma, tiempo de penitencia. El último día de Carnaval nos trasladábamos los colonos a la finca de La Estrella, que por aquella época de mediados de los cincuenta del pasado siglo estaba poblada de palmas de monte bajo.      

Las murgas eran el alma de las fiestas, con sus canciones en las que reflejaban de forma picaresca hechos acaecidos con anterioridad. En ocasiones salían más de una, hecho que pasó el año 1935, cuyas coplas traigo a colación, cuya salida causó gran impacto a los colonos de entonces, prueba de ello es que sus canciones son recordadas actualmente,   cuando se acompañaban  de música de viento: guitarras, bandurrias, laúdes y violines. Se las llamaba “estudiantinas”.

Traigo hasta aquí las coplas cantadas por dos murgas:

Las primeras corresponden a una del año 1905, que se denominaba “Los Bandoleros”.

            Una de matiz político:

            Mandan al rubio Bernier

            Con tan riguroso mando

            Si no me das el dinero

            Mañana viene el embargo.

            Como dos bravos leones

            Entran saqueando al pueblo.

            Malo serás liberal,

            Pero adiós conservador

            Que nos has dejao clavao

            Como se quedó el Señor.

            Otra  copla de un suceso ocurrido:

            Camino del Ochavillo

            Señores vais a saber

            Un chasco curioso y raro

            Que nos pasó antes de ayer

            Estábamos apostados

            En medio de unos matojos

            Esperando a un señorito

            Que traía dineros a manojos

            Cuando lo sorprendimos

            Nos respondió sin tino

            El dinero que yo traigo

            Son dos cachos de tocino.

También adjunto las coplas cantadas por las murgas que salieron el año citado de 1935: El avión y el barco. Para sacar el barco tuvieron que hacerlo izándolo por la pared de un corral debido a lo grande que era.murga1958laventilla         

                                        BARCO

                        Somos valientes marinos, nadie nos podrá dudar

                        Peleamos en Lepanto y también en Trafalgar.

                        Peleamos, peleamos...

     con panteras y tigresas, mano a mano.

     Somos capaces de sacarle

     Los ojos a diez leones,

     Y nunca discutiremos con los  9 baviecones

     Como ustedes son así,

     Les vamos a suplicar,

     Tengan cuidao con la vela

     No la vayáis a menear.          

                                    AVIÓN

                        Tu capitán de este barco,

                        a que vienes presumiendo

                        con las patas en la espalda

                        que te dieron este invierno,

                        y nosotros comprendimos

                        que tú no tuviste vista

                        te metiste en un sitio

    donde hacia falta más guita.

                AVIÓN

                        Al pasar por Carretero,

     Nos ha dicho el aguacil

     Que un barco con marineros

     Navegando estaba aquí.

                        aceleramos la marcha

                        para llegar cuanto antes

     y le vendimos este aparato

     para llevar al asilo

     a Pepe y al Tato.

Vienen a mi memoria unas murgas que me impactaron y recuerdo de mi niñez: los gitanos, los locos, los del chupe, los viejos, la estudiantina y los Charros.

La juventud de aquella época bailaba durante todo el Carnaval a los juegos de corro. Consistía, como sabemos,  en hacer un círculo, y dentro de él,  dos parejas cogidas de la mano,  danzaban al son de  las canciones cantadas por el grupo. Al término de cada una de ellas se cambiaban las parejas.

La canción que más se  oía era la de la flor del romero, que repetía a cada estrofa los siguientes versos:

                                               A la flor del romero

                                               romero verde,

                                               si el romero se seca

                                                ya no florece,

                                               ya no florece

                                                que ha florecido,

                                                que la planta del romero

                                               ya se ha perdido.

                                                Esos dos que van en medio

                                               Que parejita que son

                                               Si la vista no me engaña

                                               El novio y la novia son.

Otro juego de corro era conocido por el “cantarete”, púes lo que lanzaban de uno a otro los jóvenes, puestos en círculo, eran cántaros y botijos, con el consiguiente peligro para el que los recibía,  ya que en más de una ocasión,  al cogerlos se rompían.

Durante los días de Carnaval y domingo de Piñata, se tiraban los “papelillos”, que pacientemente se habían cortado para estas fiestas.

Los disfraces que conocíamos como “máscaras” se elaboraban con ropa vieja de los usuarios, no como en la actualidad que compramos ya fabricada.

Terminaban las fiestas del Carnaval con el domingo de Piñata, que se colocaba sobre la farola de la plaza o en un baile.

Como en otras fiestas, se podían alternar, los juegos antes dichos, con  la carrera de sacos, carreras de cintas de caballos, de bicicletas y las carreras de burros.

                                                     

                                                     FRANCISCO TUBÍO ADAME.

Modificado por última vez en Lunes, 20 Febrero 2017 23:13
Más en esta categoría: « Historia de la Feria Real
Inicia sesión para enviar comentarios
Mantersol

Nuestras Firmas

soniarovira sergiogarcia emiliodominguez merchepena jesusalinquer myriamarmela franciscotubio silviacabello ongouzal juansegovia manololeon BannerBernabe