Martes Noviembre 19, 2019
Lunes, 02 Septiembre 2019 12:55

Cronología de un viaje a Camerún, por la ONG Amigos de Ouzal Destacado

Escrito por

La ONG Amigos de Ouzal ha estado este verano en Camerún durante algo más de tres semanas, supervisando in situ sus proyectos de cooperación internacional en el país africano. Sus integrantes nos cuentan en primera persona la impresionante experiencia vivida.

ouzalcamerun1Durante este 2019 hemos celebrado los 20 años de existencia. Por lo que además de las celebraciones y exposiciones, decidimos de visitar la implementación de proyectos que hemos realizado en la zona sur de Camerún, dado que en el norte (Ouzal y sus aldeas), siguen los problemas con las incursiones de Boko-Haram según nos informa Joannes, nuestra contraparte en la zona y coordinador del «Grupo de Jóvenes por el Desarrollo Humano». ouzalcamerun2

En junio ultimamos púes realizar el viaje al que esta vez se unieron dos voluntarias que visitaban por primera vez Camerún, Rosi Martín y Rocío Peña, además de la secretaria y la presidenta, Aurora Díaz y Pilar Blázquez.

Empezamos el viaje con alguna que otra peripecia, tras administrarnos las vacunaciones pertinentes. Ya para empezar, nos retrasaron unos días el viaje y después a nuestra llegada, las maletas tardaron una semana; pero pese a estos pequeños detalles, el objetivo ha sido cumplido y con creces. ouzalcamerun4

Nuestro primer destino fue Bafia, ciudad de 55.000 habitantes a 62 km. de la capital. Esta vez nos alojamos en la Comunidad de Ursulinas, donde residen Olga, Charlotte y Marie Joseph Bellanger, esta última, contraparte encargada del seguimiento del trabajo del Centro Sanitario de Gondón hasta ahora, y que por motivos de una operación de cadera estaba en Francia, delegando actualmente su trabajo en Olga, directora del Centro. ouzalcamerun7

Fuimos a ver el Centro Sanitario de Gondón donde se han realizado varias mejoras con ayuda de la Diputación de Córdoba y donativos de distintas personas que nos ayudan.

Las enfermeras, y digo enfermeras, ya que tan sólo hay un joven que trabaja en el laboratorio, nos recibieron muy afectuosamente y nos acompañaron a visitar todas las dependencias al igual que estuvieron dispuestas a charlar con nosotras en todo momento. Les ofrecimos un pequeño detalle que les llevábamos, nada comparable con el que ellos nos agasajaron el día antes de nuestra partida. ouzalcamerun8

Después de una semana en el lugar y de múltiples reclamaciones, por fin pudimos ir de nuevo a Yaoundé a recoger el equipaje (cuatro maletas repletas de material sanitario para la campaña de vacunación, medicamentos, gafas, ropa y juguetes...).

Durante estos días son muchos los casos de enfermos que nos han tocado el corazón: una niña de cinco años que se había quemado y no había gasas con antibióticos para curarla (tuvieron que pedirlas a Yaoundé), un niño de seis meses con todo su cuerpo llenos de forúnculos de gusanos, bebés con paludismo...También pudimos asistir a la campaña de vacunación de los bebés, donde nos dejaron estar presentes y ...¡Cómo no...! Aurora metió sus manos para sujetarlos. ouzalcamerun3

Durante estos días, ha sido un cúmulo de emociones y sentimientos enfrentados entre las grandes necesidades y los grandes contrastes que este país nos ofrece. La alegría y la pobreza extrema, la necesidad y la generosidad, la gratitud y la sencillez...

Visitamos a las personas con microcréditos concedidos: ouzalcamerun5

Anna, poliomielítica de nacimiento, vive con su madre viuda y muy anciana, quién no dudó en mostrarnos no sólo la casa que le han construido en su pequeño terreno, sino también sus muletas y botas ortopédicas. ¡Cultiva la tierra a rastras..!

Marie, viuda y con tres hijos, epilépticos dos de ellos, uno con minusvalía de polio y otra con minusvalía psíquica. Su casa se está reconstruyendo y aún no estaba acabada. 

Pierre, invidente, que nos hizo visitar no sólo su habitación alquilada y derruida por las lluvias... sino a la “Asociación de Ciegos Affamm” para que comprendiéramos sus necesidades y sus nuevas peticiones.

Estuvimos también visitando la biblioteca de la diócesis, donde hemos implantado seis ordenadores e impresoras.

Al ser época de vacaciones, sólo pudimos visitar las clases de recuperación de verano. Nos hicimos una idea de lo que pueden ser esas mismas clases en invierno, llenas con 90 y 100 niños/as cada una, según nos explicaban el director y sus tutores.

Y como el destino es así... sin pensarlo, un día en la calle nos encontramos con François Brochard (quien había trabajado hace muchos años con Aurora Díaz durante su estancia en el país), quien tras pedir los pertinentes permisos pudimos visitar la cárcel, y su trabajo con el grupo «Justicia y Paz». ¡La verdad es que no hay palabras para describir lo que vimos...! Aurora se puso a hablar con los jóvenes y con las mujeres que parecían que se estuviesen confesando...., los guardianes y policías que nos acompañaban no nos dejaban hablar con ellos, ni tomar imágenes... no nos dejaban hacer demasiadas preguntas... ni casi acercarnos a la multitud de presos que se encontraban hacinados en un mínimo espacio (unos cocinaban, otros andaban de un lugar a otro, otros se duchaban con una manguera allí en medio entre todos sin la más mínima intimidad, otros permanecían encadenados a las escasas camas....¡Verdaderamente, era sobrecogedor.... Y allí estaban niños de trece y catorce años...!.

ouzalcamerun11Un día de lujo fue nuestra visita a Bokito, aldea a 36 km. de Bafia. Allí está el colegio infantil al que se ayuda, ese día nos esperaban las maestras junto con un grupo de madres, padres y niños/as para darnos la bienvenida y asistir a la entrega de los paquetes que Olga nos había guardado sin abrir para ese día. Fue muy emotivo el ver a niños/as con sus mejores vestidos que ponían una nota de color a la hora de recibir los peluches y que una vez recibidos las maestras los guardaban para poderlos compartir al comienzo del nuevo curso, al igual que el resto de material escolar. ouzalcamerun10

Otros días importantes fueron la visita a la aldea de Assala, donde nos recibieron todos los representantes locales, parte del alumnado y representantes de maestros/as para que conociésemos donde quieren construir el instituto, que tienen solicitado desde hace dos años.

Asimismo, la jornada con el grupo de mujeres de la “Asociación Assoccap” que se reúnen cada año, un fin de semana, para compartir sus problemas, necesidades y tener formación e información. A ella acuden mujeres de todas las etnias y de las aldeas de Bafia.

Y el encuentro con Herminia (trabajadora social que da clases de alfabetización y formación profesional para jóvenes de la calle). Disfrutamos mucho el día que visitamos a los grupos de jóvenes en sus jornadas de formación vacacional en la capital.

No contábamos con que Caterine Dukoya (autóctona), quien anteriormente había sido responsable de uno de nuestros proyectos de sanidad: prevención, mujeres y sida, nos invitase a visitar Yangbem, donde actualmente trabaja junto con Isabel y otra compañera más. Así que cogimos nuestras cosas y nos dejamos conducir por una ruta casi intransitable en esta época de lluvias (el ejemplo es que Rosi decía: ¡Dios mío! es que el coche va a poder pasar..?). A nuestra llegada Isabel nos hizo visitar el dispensario donde nos encontramos con antiguos amigos: Martín, quién nos hizo recordar nuestra asistencia a su boda.

Aquí fuimos testigos de cómo una enfermera hace las veces de médico y casi sin medios físicos; cosa que pudimos comprobar ante la necesidad de hacer una transfusión sanguínea a un bebé. Su padre le cedía su propia sangre, por lo que pudimos comprobar cosas que no podíamos ni imaginar; también fuimos testigos de un parto de una joven de diecisiete años dificultoso y sin ningún medio.

No dejó de impresionarnos ver la fortaleza con la que soportan todo, ya que la joven que durante la noche había dado a luz un precioso bebé y a la que habían tenido que coser, a la mañana siguiente, se encontraba en pie lavada y vestida.

Y al no poder subir a visitar los proyectos de Ouzal, Joannes, como representante de nuestra contraparte del Norte y coordinador del «Grupo de Jóvenes por el Desarrollo Humano» bajó a vernos, lo que le supuso un día de viaje, dado que lo hizo en autobús (por economizar). A su llegada a Bafia llovía torrencialmente, fuimos a buscarlo a la parada y pudimos compartir con él a través de las fotos y sus explicaciones nuestros proyectos en la zona Norte y los problemas que la población está sufriendo a causa del Boko-Haram. Su agradecimiento era visible y como muestra los detalles que nos aportaba a cada una de nosotras y a la asociación. Nos informó y documentó la reconstrucción de los seis pozos con las respectivas bombas hidráulicas realizados, de los problemas sufridos... la quema de la escuela de Zheevet, la cantidad de desplazados a los que ayudan con comida, agua, ropa...

Nuevos proyectos

Muchos son los nuevos proyectos que traemos... Construcción de un instituto, becas para dotar enfermeros (sólo con 100 euros al mes se puede pagar la universidad a un enfermero), becas de colegios de primaria e infantil (170 euros cada una al año: matrícula, material, medicamentos...), talleres para chicos y chicas de la calle, compra de bancos, mesas y armarios para escuelas, compra de sillas para alquilar, ayuda de materiales escolares, ayuda de materiales sanitarios e instrumental médico, reconstrucción de otros seis nuevos pozos...

Y después de todo esto sentimos que el objetivo del viaje se ha cumplido y pensamos que ha merecido la pena, nos ha dado nuevos ánimos para seguir trabajando y nos ha hecho comprender que no necesitamos tanto para poder vivir, sólo lo que nos exijamos nosotros mismos.

¡Ayúdanos a ayudarles! ¡Necesitamos tú colaboración. Hazte socio/a!

Hay muchas personas esperando... nosotros/as solo somos el enlace, por eso te lo contamos.

Nos gustaría que algún día no muy lejano podamos decir que la zona de Ouzal, está libre de los ataques de Boko-Haram y podamos volver a visitarla pronto, parte de mi vida está allí.

                                                                                                                                                                                                                                        Aurora Díaz, secretaria de “ONG Los Amigos de Ouzal”

Modificado por última vez en Lunes, 02 Septiembre 2019 13:53
Inicia sesión para enviar comentarios
Mantersol

Nuestras Firmas

soniarovira sergiogarcia emiliodominguez merchepena jesusalinquer myriamarmela franciscotubio silviacabello ongouzal juansegovia manololeon BannerBernabe